Edificio “Dignidad” y AGENDA 2030

El punto de partida en cualquier historia que narre una ocupación es tema espinoso y controvertido. Casualmente estoy haciendo seguimiento del caso de un edificio hasta hace unos días desocupado y abandonado durante años en Cambrils, municipio de Tarragona.

El inmueble en muy mal estado –al que sus nuevos moradores han nombrado Dignidad y actualmente en recuperación a fin de dar soluciones habitacionales esporádicas o temporales a los sin techo– era la antigua residencia de ancianos Montemar localizada en el Barrio de Vilafortuny.

Este establecimiento había funcionado de geriátrico hasta 2012, año en el que fue salpicado por uno de los escándalos de mala gestión por parte de cierta entidad. Y es que la concesionaria terminó acusada nuevamente de apropiación indebida, estafa, alzamiento de bienes, atentado contra los derechos de los trabajadores así como por el estado desatendido en el que llegaron a quedar los residentes dependientes.

Un caso que generó numerosas reclamaciones judiciales entre los empleados afectados de la compañía BB Servicios (BBS), grupo empresarial con casi 80 adjudicaciones públicas repartidas por toda España y cuyo negocio en Montemar acabó escaseando de medios y de recursos humanos para cuidar a mayores y discapacitados.

Pasados los años, algunas voces sugieren si acaso pudiera llegar a darse o no en este y otros supuestos algún tipo de disposición administrativa –local o autonómica- que aplicara incentivos no económicos o monetarios a los propietarios de inmuebles cerrados de cara a conseguir un uso social de esos edificios. En definitiva, sería una forma más de poder contribuir con el objetivo 11 de la ONU relativo a ciudades sostenibles.

En un enfoque similar, un sector de los vecinos está acogiendo positivamente el proyecto social de recuperación del edificio Dignidad dirigido a dar un servicio de bienestar social a los sin techo con la avenencia ciudadana.

Sin embargo, el problema es que el Ayuntamiento de Cambrils está interfiriendo, intenta trabar esta labor de convivencia social al instar a la entidad bancaria propietaria que denuncie la ocupación del bien inmueble por parte de este grupo de voluntarios.

Los ocupantes actuales necesitarán en consecuencia ayuda legal orientada a defender legítimamente su iniciativa, teniendo en cuenta la llamada a la acción que Naciones Unidas hace a los ciudadanos y a la sociedad civil para colaborar con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Y en este caso concreto apoyando “ciudades y asentamientos humanos inclusivos, resilientes, seguros y sostenibles”.

TRANSPARENCIA INFORMATIVA.

Pues bien, un análisis en profundidad precisaría también contrastar los retos y logros de los ODS por medio del personal vinculado a la oficina de Naciones Unidas en Barcelona, Madrid o en otras ciudades del mundo.

Asimismo con responsables de comunicación que informen sobre el órgano encargado de continuar las labores iniciadas durante el anterior Gobierno de Rajoy relacionadas con el compromiso de la Agenda 2030.

Una agenda fijada y requerida por la Asamblea General de Naciones Unidas a los gobiernos de todos los países para cumplir las metas y Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Precisamente el próximo mes de julio España informará al foro del organismo internacional sobre lo que se esté emprendiendo desde el año 2015 en cada materia de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

CUMPLIENDO LA AGENDA 2030.

El plan solidario de recuperar en Cambrils ese edificio abandonado –sin el inconveniente de suponer la morada del titular- obedece a la idea de dar respuesta a personas sin techo, colectivos en precario, familias con menores, víctimas de violencia de género, migrantes.

Propósito a su vez en consonancia con uno de los ODS de Naciones Unidas, “hacer comunidades sostenibles en zonas urbanas, garantizar viviendas seguras y asequibles y el mejoramiento de los asentamientos marginales”.

Naciones Unidas establece que las diferentes Administraciones Públicas de cada país deben facilitar y no interferir en el logro de esas metas de los 17 ODS, así por ejemplo la Agenda 2030 pide a las Administraciones asegurar a todas las personas sin hogar poder procurarse sus necesidades básicas de higiene, alimentos y pernoctado en su propio entorno si viven en la calle.

Es decir, no se puede prohibir la mendicidad ni poner obstáculos para que las personas sin hogar puedan dormir incluso tumbadas sobre los bancos de las paradas de autobuses, principalmente en grandes ciudades. Así un modelo incómodo de mobiliario urbano fue el de esos asientos con separador de las nuevas marquesinas de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid que se colocaron en 2015.

https://www.linkedin.com/pulse/edificio-dignidad-y-agenda-2030-rosa-santiago-periodista-/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.